Sorry we're closed signage hanged on glass door

¿Quién es el Señor del Sábado (día de reposo)?

En el adventismo (fui bautizado en una comunidad adventista a los 18 años) y otras denominaciones de corte sabático se considera el Shabbath (sábado) como el día de reposo. Recibe diferentes nombres también: Día de reposo, el verdadero día de reposo, el día santo, el día del Señor, etc. La palabra Shabbath, en hebreo שבת, significa literalmente “cesar” o “descansar”. En la tradición judía se considera, por lo tanto, el Shabbath o sábado, el séptimo día de la semana, como santo, pues, según el relato de los dos primeros capítulos del Génesis, Dios creó todo lo que existe en seis días, y en el séptimo día descansó de su obra y lo bendijo.

Posteriormente, en la ley de Moisés, específicamente en Éxodo 20, se reitera como uno de los así llamados Diez Mandamientos, que en el sábado no se debería trabajar, sino que se debe descansar. Los judíos se tomaron esto muy en serio y llegaron a abstenerse de hacer todo tipo de actividad cuando llegaba el Shabbath: no se preparaba comida, sino que se preparaba desde el día anterior, no se hacía aseo en casa, no se compraba ni se vendía nada, no se podía correr, no se podía encender fuego, montar caballo, o manejar, no se podía tocar dinero, regar plantas, etc. Tal era la obsesión judía con el Shabbath que Jesús fue fuertemente criticado por los sacerdotes por curar enfermos en sábado, ir al campo a recoger comida, entre otras.

Es ahí donde en la Biblia, en Mateo 12, se cuenta que un grupo de sacerdotes van a preguntarle a Jesús por qué él no guarda el sábado sino que lo quebranta haciendo “cosas indebidas” como sanar gente o recoger comida. Jesús entonces les replica “si alguno de ustedes tiene una oveja y se les cae a un pozo y es Shabbath, ¿no bajan ustedes a recogerla?”. Luego agrega “el sábado fue hecho para beneficio el hombre, y no el hombre para beneficio del sábado. Por lo tanto, el hijo del hombre es Señor del sábado”. He leído muchas interpretaciones sobre este texto. La más común es que “Jesús se proclamó Señor del sábado”. Pero, yo no lo veo así, y quiero explicar por qué.

La expresión “hijo del hombre” es la que usó Jesús para referirse a sí mismo. Él nunca se tituló Mesías, nunca se tituló Cristo, nunca se dio ningún título ostentoso ni jerárquico, sino que, cuando hablaba de sí mismo siempre dijo que era “hijo del hombre”. Este título (hijo del hombre) se ha interpretado por mucho tiempo como un título de poder, como un título mesiánico. Hemos predicado por siglos que “hijo del hombre” es igual a Dios Todopoderoso, Rey y Señor de todo lo creado. Sin embargo, esa idea no deja de hacerme ruido en la cabeza. No puedo imaginarme a un Jesús que predicó la humildad y el negarse a sí mismo yendo por ahí diciendo: yo soy lo máximo, y yo soy el dueño del sábado, y yo soy mejor que ustedes. Lero, lero, candelero (emoji con gafas de sol).

En el Nuevo Testamento (escrito originalmente en griego koiné) la expresión “hijo del hombre” es referida como ὄ ὑιὸς τοῦ ἀνθρῶπου (ó yiós toú anthrópou). Sin embargo, la expresión “hijo del hombre” es popular desde los tiempos del Antiguo Testamento y originalmente referenciada en hebreo como בן-אדם (Ben Adam), que literalmente significa “hijo de hombre”, pero que se puede traducir también como “hijo de Adán”. Tengamos en cuenta que “Adam” significa literalmente “humano” y no “varón”. “Hijo de hombre” se utilizaba para referirse a cualquier persona, y en general a toda la humanidad. Cualquier persona era entonces llamada “hijo del hombre”, y todo ser humano es un Ben Adam.

Por lo tanto, “hijo del hombre” no es un título mesiánico, divino, místico o que implique algún tipo de jerarquía celestial. “Hijo del hombre” es una forma hebrea genérica para referirse a cualquier ser que tenga apariencia de ser humano. Hoy en día en nuestros diferentes dialectos en Latinoamérica y España podríamos decir que unos cuantos equivalentes de “hijo del hombre” contemporáneos podrían ser:

  • Un desconocido
  • Un tipo
  • Un parcero
  • Un man
  • Un vato
  • Mae
  • Una chica
  • Una nena
  • Una vieja
  • Un fulano
  • Un don nadie
  • Un pibe
  • Un Chaval

Habiendo aclarado esto, volvamos al texto en cuestión de Mateo 12:8. Cuando Jesús dice que “el hijo del hombre es Señor del sábado” no está diciendo que él es dueño del sábado y que él es el que está por encima de su propia ley. No. Si entendemos que “hijo del hombre” significa “humanidad” el texto puede entenderse muchísimo más claramente de la siguiente forma:

“La humanidad es dueña del sábado” (Mateo 12:8)

También el texto de Marcos 2:27 cobra un sentido mucho más fiel al mensaje humano de Jesús:

“El sábado fue creado para beneficio de la HUMANIDAD (Ben Adam) y no la humanidad para beneficio del sábado” (Marcos 2:27)

Con esto Jesús reitera dos cosas. Una es que él se hace igual a la humanidad (Dios se hizo carne) y por eso el título que él mismo se da es “hijo del hombre”, precisamente porque es igual a nosotros. Y la segunda es que el Shabbath no es una imposición, sino una oportunidad. A través de esto Jesús nos enseña que el Shabbath es un obsequio a través del cual se cumple que “no solo de pan (lo material) vive el hombre” (Mateo 4:4). La humanidad (Ben Adam) es entonces la dueña y Señora del Shabbath, y todo aquello que beneficie el espíritu humano, todo aquello que le provea descanso, paz y reposo al ser humano, es la voluntad de Dios en el Shabbath.

Cristian López Zuleta, conocido en redes sociales como Cristian Elezeta, es licenciado en lingüística y pedagogía, escritor apasionado, y músico de pasatiempo. Creador de contenido evangelístico en redes sociales.

1 comentario en “¿Quién es el Señor del Sábado (día de reposo)?

  1. Muy de acuerdo con lo que planteas! Pienso qué hay cosas bíblicas que se nos han enseñado con un poco fundamento (lingüístico-cultural) que debemos repensarlo! Bendiciones, un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *