woman reading book while sitting on chair

Una nueva forma de leer la Biblia: Hermenéutica feminista

Tristemente en muchas de nuestras comunidades de fe es común que la Biblia sea leída a través de los lentes androcéntricos, es decir, como instrumento para mantener a la mujer en una posición sumisa, esto bajo la influencia de la interpretación y reinterpretación del canon por parte de las autoridades emisoras de los discursos oficiales (en su mayoría hombres). En consecuencia, un gran porcentaje de la iglesia termina perpetuando la opresión, sumisión y dominación masculina sobre la mujer a través de su lectura bíblica. Con base en esta lectura errónea del texto, se promueve la imagen de una divinidad meramente masculina, además de ideas como la necesaria división de roles donde se usa el texto para requerir que la mujer se limite a tareas y características específicas “femeninas”, restringiéndose así toda posibilidad de su realización personal. Teniendo en cuenta esta problemática, ¿Qué respuestas prácticas ofrece la hermenéutica feminista? En este artículo explico y evalúo los cinco acercamientos de la hermenéutica feminista que propone Carolyn Osiek en su artículo “The Feminist and the Bible”,1 con el propósito de presentar varias maneras en que la mujer puede responder ante las interpretaciones bíblicas promovidas por comunidades cristianas patriarcales.

Cinco acercamientos hermenéuticos feministas

Debemos partir de la idea de que la hermenéutica feminista es una disciplina que busca analizar la forma en que se usa la Biblia como arma contra las mujeres y la manera en la que se interpretan aquellos textos complejos que pueden ser utilizados como excusa para el patriarcado. La tipología de Osiek consta de cinco perspectivas hermenéuticas que pueden ser implementadas en el acercamiento al texto bíblico: la perspectiva lealista; la revisionista; la de rechazo; la sublimacionista; y por último, la liberacionista.2 A continuación, se describirán cada una de estas perspectivas y se evaluarán sus ventajas y desventajas, para finalmente demostrar la utilidad que cada perspectiva tiene ante la lucha en contra de las interpretaciones irresponsables de la Biblia que han perpetuado la subyugación de la mujer.

Si te gusta este artículo, te invitamos a seguir a Teología Elemental para más contenido similar.

Hermenéutica lealista

En “The Feminist and the Bible”, uno de los cinco acercamientos descritos se denomina el lealista, también conocido como “feminismo bíblico” por su énfasis en la igualdad entre mujeres y hombres y, por su compromiso profeso de inspiración y autoridad bíblica.3 Su principio básico es enfatizar la bondad y validez que tiene la Biblia como palabra de Dios y su fundamento radica en la suposición de que esta no es de naturaleza opresiva, no puede ser descartada, y, por ser revelación de Dios, debe ser el filtro al que toda investigación humana se someta. Además, este acercamiento concibe que, por no ser opresiva, la Biblia no respalda la subyugación de la mujer bajo un patrón de dominación, por tal razón, su contenido necesita ser interpretado correctamente, para que de tal manera los usos abusivos de las Escrituras que han surgido repetidamente a lo largo de la historia puedan ser enfrentados.

Osiek describe dos líneas hermenéuticas que se dan dentro del acercamiento lealista. La primera consiste en contrastar un texto bíblico con otro, mediante una exégesis crítica4 que sea aplicada con el debido cuidado. El principal propósito es refutar toda interpretación literal que soporte la idea de opresión a la mujer y que por tanto vaya en contra del mensaje de la Biblia. La segunda línea hermenéutica consiste en aceptar una forma del argumento tradicional que apoya el orden jerárquico entre el hombre y la mujer como revelado por Dios, pero sin capitular al patriarcalismo. De esta manera, se propone que dicha jerarquía aplique solo o primariamente dentro del marco familiar y no en la sociedad en general; así mismo, la jerarquía no debe considerarse como una dinámica ni de sumisión ni de dominación, sino como una expresión del liderazgo que se requiere del hombre hacia la mujer, como parte del camino que Dios ha trazado para la convivencia y unidad en la sociedad. El valor de este tipo de hermenéutica radica en que permite que los lectores bíblicos conservadores entren en un diálogo serio con el testimonio de la Biblia a favor de la mujer. Por tal razón, se debe afirmar que el método lealista como hermenéutica feminista ha permitido un camino de apoyo a lo femenino por medio de una interpretación “leal” de la Biblia.

Hermenéutica revisionista

Una segunda opción hermenéutica que Osiek explica es la revisionista.5 Esta afirma como quehacer primordial la tarea de conocer a las mujeres a través de la historia y resalta la importancia con que estas se desenvolvieron. La lectura feminista revisionista retiene su compromiso con la fe cristiana, pues sostiene que el androcentrismo no se encuentra intrínseco en el texto bíblico, a pesar de que la tradición bíblica ha sido moldeada a través de la historia por el androcentrismo. Sin embargo, el acercamiento revisionista rechaza el patriarcado que se encuentra en la Biblia como un fenómeno culturalmente condicionado y contingente y, además, lo tilda como distractor del mensaje bíblico. Por consiguiente, esta hermenéutica tiene el fin de retratar el papel que tuvo la mujer aún dentro del patriarcado, para de esta manera iluminar el proceso de transformar la tradición.

Sin embargo, Osiek considera que la mayor debilidad de este tipo de hermenéutica es que ataca con lentitud al sistema supresor de la evidencia sobre la mujer y, por consiguiente, descuida la reconstrucción de la historia femenina que se supone es su meta, lo cual evidencia su falta de estrategia política.6 Quizás la opinión de la autora parte de la suposición de que la única manera adecuada para enfrentar interpretaciones tradicionales dañinas es por medio de un asalto directo. En contraste con lo dicho por Osiek al afirmar que este tipo de acercamiento al texto avanza con lentitud, considero que la contribución de las feministas revisionistas a la teología ha sido amplia. Gracias a su hermenéutica, han logrado conciliar el punto de vista lealista al considerar a la Biblia como autoridad suprema, pero permitiendo reconocer el condicionamiento patriarcal y misógino de algunas de las Escrituras.

Hermenéutica del rechazo

El tercer acercamiento es conocido como hermenéutica del rechazo. En contraste con las dos anteriores, esta opción hermenéutica considera que el texto bíblico ha sido penetrado por ideas patriarcales hasta el punto en que debe ser rechazado.7 Además, en diversas ocasiones los practicantes de este acercamiento parecen indicar que la tradición religiosa representada por la Biblia es en su totalidad irremediable. La principal partidaria de este modelo hermenéutico fue Mary Daly; ella argumentó que para un verdadero cambio las mujeres deben dejar el legado judeocristiano. Así, como dicho legado ha sido perpetuado por el patriarcado, es el deber de las mujeres conformar en unidad una fe poscristiana que pueda trascender el legado negativo recibido de los hombres.

Osiek muestra que esta opción hermenéutica es contundente al evidenciar su desaprobación a la tradición judeocristiana, por tal razón este acercamiento tiende a ser fácilmente descartado por intérpretes. Sin embargo, existen aportes de promotoras de esta hermenéutica que deben ser escuchados, pues han iluminado la lectura de la Biblia e impactado la forma en cómo se concibe a Dios en esta. Como ya se mencionó, Mary Daly fue una de las partidarias dentro de la hermenéutica del rechazo y, a pesar de que finalmente llegó a considerar la religión como irreparablemente patriarcal, ella cuestionó el poder excesivo de los hombres en el mundo y desafió la idea de concebir a Dios como hombre, lo que le permitió evidenciar cómo gran parte de la tradición judeocristiana, su doctrina y cultura está influenciada y dirigida por los hombres.

Hermenéutica sublimacionista

La cuarta hermenéutica se denomina sublimacionista. Su objetivo es mantener la alteridad de lo femenino, especialmente en su imagen y símbolo dentro de la cultura humana.8 Según esto, las cualidades de la mujer y sus construcciones de vida son muy distintas a las del hombre, por consiguiente, lo femenino, como “la otra” ante lo masculino, debe operar por sus propios principios y con base en sus propias reglas. El modelo hermenéutico sublimacionista no solo se centra en las imágenes y símbolos femeninos de la Biblia con el propósito de glorificar a la mujer, sino que busca en la tradición el cuidado femenino como símbolos de Dios y de la iglesia ofreciendo además un aporte considerable a la hermenéutica feminista. Bajo este acercamiento se ha llegado a considerar lo femenino como superior y por tanto imposible de igualar ante lo masculino; sin embargo, tal extremo es solo una de las posibilidades, pues las sublimacionistas también admiten la igualdad social como algo natural.

El valor del análisis hermenéutico sublimacionista se fundamenta en la forma en cómo se priorizan las virtudes atribuidas a las mujeres, el principio femenino de dar vida y nutrir son glorificados y, además, la tradición es estudiada en busca de símbolos femeninos de Dios y la iglesia. La hermenéutica sublimacionista no tiene una noción de la Biblia como producto del susurro de Dios al oído del escritor; por tanto, en su lectura bíblica se encuentra un camino crítico que señala las suposiciones, estructuras, historias y dichos presentes en la estructura sexista de los textos. La mayoría de los partidarios de este modelo no buscan el rechazo a la imagen masculina y su desarraigo de lo sociopolítico, sino la reconstrucción de la imagen de la mujer tomando como base los pasajes bíblicos y como consecuencia su reivindicación como sujeto político y social.

Hermenéutica liberacionista

Finalmente, la quinta estrategia interpretativa se denomina liberacionista. En su taxonomía, Carolyn Osiek describe esta hermenéutica como la reinterpretación de la escatología bíblica. Según esta perspectiva, la mujer y el hombre precisan concebirse como iguales dentro de la misión que Dios le ha encomendado a cada creyente, la cual consiste en proclamar su plan redentor y su esperanza futura para la humanidad. Por consiguiente, solo cuando todos los seres humanos se consideren entre sí como iguales que comparten una misma misión, la mujer podrá liberarse del poder subyugador del patriarcado en las dimensiones políticas, económicas, sociales y por supuesto teológicas.11 No obstante, lo valioso de esta estrategia interpretativa es que considera que el mensaje central de la Biblia es la liberación humana motivada por la esperanza escatológica.12 Como resultado, en su acercamiento bíblico propone una interpretación que permite la apropiación de lo mejor de las ideas bíblicas y la reestructuración de una religión que ha llegado a valorar más los roles de los hombres.

Esta hermenéutica invita a tener la concepción del mensaje cristiano no de carácter individualista sino social, público e interpersonal.13 Su punto de partida es una ideología feminista que proviene de más allá del texto y se presenta con el fin de correlacionar el principio crítico feminista con uno interno de la Escritura. Su carácter es práctico y concreto, por lo tanto, cuestiona la realidad de opresión que enfrenta la mujer, con el fin de hacer uso de un lenguaje tanto dialectico como liberador en contraste con el lenguaje androcéntrico propio de la cultura patriarcal que las somete. Su efecto es importante porque tiene en cuenta que las realidades de redención de Cristo deben desarrollarse en todos los aspectos de la sociedad sobre la cual Dios es rey.

Conclusión: el valor de cada acercamiento hermenéutico

Se han expuesto y desarrollado a lo largo de este artículo cinco métodos interpretativos feministas. Aun en medio de sus distinciones, vale la pena rescatar los beneficios y utilidad de cada uno. Carolyn Osiek concluye su estudio aclarando que estas cinco direcciones hermenéuticas tienen la libertad de ser utilizadas según los límites y condicionamientos humanos impuestos por cada experiencia particular. Además, sugiere que, a pesar de sus respectivos pros y contras, cada acercamiento hermenéutico que hace parte de su propuesta tiene validez. La autora explica cómo el contexto de las mujeres varía y cada diferencia de dichas perspectivas hermenéuticas puede ser utilizada como herramienta significativa dentro de la tradición cristiana particular de cada una.14

La perspectiva lealista es útil para un acercamiento bíblico que declara la bondad como esencia de la Biblia como Palabra de Dios. Los leales a través de esta hermenéutica están determinados a encontrar y centrarse en el mensaje subyacente de la Biblia de amor y libertad para la humanidad, con el fin de lograr enaltecer un componente clave del texto bíblico que ha sido ignorado a lo largo de la historia de la iglesia. Por otro lado, la perspectiva revisionista es de ayuda para los que analizan la historia y tienen una mirada crítica ante las diferencias sociales e históricas. Además, puede ser un apoyo para los que comprenden, al igual que los lealistas, la bondad inherente en la Biblia y entienden que la sociedad puede ser transformada tanto en el presente como en el futuro y que la mujer puede ser reivindicada como una participante social igual.

La propuesta de rechazo es en primer lugar para los que se niegan a aceptar la Biblia y las tradiciones religiosas que surgen a partir de esta. Sin negar que este acercamiento generará una hostilidad contraria de parte de muchos evangélicos, esta perspectiva sí puede resultar valiosa para aquellos que intentan profundizar en los textos bíblicos para descubrir aquellas voces de mujeres silenciadas y sacarlas de los márgenes para su análisis, crítica y transformación. Como tal, estos lectores, al estudiar el texto bíblico, ciertamente lo critican, pero a veces lo desafían en aras de mostrar una nueva manera de interpretarlo. Siendo así, una lectura de rechazo podría criticar las palabras y los hechos de los otros personajes de la historia y condenar los problemas que han afectado a las mujeres desde entonces.

Gracias a la evaluación realizada de los cinco acercamientos feministas se pudo observar la utilidad de cada uno y lo provechosos que pueden ser para la lectura bíblica. En los siguientes artículos presentaré una serie de aplicación de los diferentes acercamientos vistos a diversos textos del Nuevo Testamento. Además, conectaré el estudio feminista de cada uno de estos textos bíblicos a un fenómeno del siglo XXI que evidencia la injusticia contra la mujer y mostraré cómo cada análisis del texto bíblico nos ayuda a responder ante cada uno de dichos fenómenos de manera que respalda y honra a la mujer. A través de dicho estudio, se busca mostrar la fecundidad y potencial de las herramientas hermenéuticas estudiadas para la causa de la mujer en la iglesia evangélica.

Si te gustó este artículo, te invitamos a seguir a Teología Elemental para más contenido similar.


Bibliografía

  • Huguet, M. A. “Hacia una comprensión de la teología feminista”. Simposio internacional de teología de la universidad de Navarra 38, n.o 18 (1998): 105-123.
  • Johnson, Luke T. The Gospel of Luke, Sacra Pagina, vol. 3. Collegeville, MN: Liturgical, 1991.
  • Köstenberger, Margaret Elizabeth. “A Critique of Feminist and Egalitarian Hermeneutics and Exegesis: With Special Focus on Jesus Approach to Women”. Tesis doctoral, University of South Africa, 2006.
  • Osiek, C. “The Feminist and the Bible: Hermeneutical Alternatives”. Hervormde Teologiese Studies 53, n.o 4 (1997): 956-968.

Colombiana, estudiante de último año de Teología en el Seminario Bíblico de Colombia.

437 Shares

3 comentarios en “Una nueva forma de leer la Biblia: Hermenéutica feminista

  1. Podría uno encontrar trazas de estas hermeneuticas en la hermeneutica de Jesús?
    Es Jesús un representante de una hermeneutica feminista?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *