people sitting on white concrete stairs

Atajos al leer la Biblia – Fragmento 1

Esta es la traducción de un fragmento del libro “The Blue Parakeet: Rethinking How You Read The Bible“, de Scott McKnight. Se publica este extracto con autorización del autor.


¡Sin atajos!

Encontramos nuestros Ojos Mágicos y nos subimos al Viajero del Alba1 sólo cuando aprendemos a leer la Biblia como una historia. La historia de la Biblia, en la versión más simple, tiene una trama con un:

Inicio (Génesis 1 – 11), y un (largo, largo)

Medio (Génesis 12 – Malaquías 4; Mateo – Apocalipsis), y un

Final (Mateo 25; Romanos 8; Apocalipsis 21 – 22).

Estoy tentado a sumergirme ahora mismo en esta historia, para mostrar que la lectura de cada pasaje de la Biblia a la luz de la historia nos introduce en ella. Pero primero tenemos que señalar algunos atajos que demasiados de nosotros hemos estado tomando. 

Me gustaría poder explicarlo todo, pero no puedo. En algún lugar nos hemos desviado y hemos dejado de leer la Biblia como una historia. Nuestra intención, y es la correcta, es sacar algo de la Biblia para nuestra vida diaria. Yo también quiero que la Biblia sea una “luz para mi camino” (Salmo 119:105) y estoy seguro de que tú también. Pero, como leer la Biblia como una historia requiere más tiempo, reflexión y discernimiento, hemos desarrollado rutinas y técnicas que nos llevan a nuestro objetivo más rápido. Hemos aprendido la versión “para dummies” de la Biblia, o nos conformamos con una breve sinopsis; hemos desarrollado atajos hacia la gracia.  En mis años de enseñanza de la Biblia, he encontrado cinco atajos para gracia al escuchar a los estudiantes y a la gente de la iglesia que revelan cómo leer la Biblia en las preguntas que hacen.

ATAJO 1: Fragmentos de ley

Para algunos, la Biblia es una enorme colección de leyes — qué hacer y lo que no se debe hacer. No es difícil entender cómo la Biblia, que contiene multitud de mandamientos y prohibiciones — sólo en el Antiguo Testamento hay 613 — puede tener poco a poco la impresión de ser una colección de fragmentos legales, un libro de leyes. Tampoco es raro que, sobre todo las generaciones más jóvenes, expresen el sentimiento de que “libro de leyes” es la forma en que les enseñaron la Biblia, y eso los alejó de ella.

¿Por qué? Comienza con Dios. Dios se convierte en el Dios-Ley, por lo general un poco enojado e impaciente. Nuestra relación con Dios se vuelve condicionada a que seamos buenos ciudadanos. Hay otro elemento feo en el error de hacer de la Biblia un libro de leyes: lo que nos hace a nosotros. Nosotros, los obedientes, nos volvemos insufribles. ¿Cómo es eso? Nosotros…

nos intoxicamos con nuestra propia superioridad moral.

nos preocupamos más por tener razón que por ser buenos.

empezamos a juzgar a los demás.

En resumen, los lectores de libros de leyes se vuelven pomposos, santurrones y acusadores. A veces nos resentimos porque los demás no han alcanzado nuestro nivel de santidad. Uso “nosotros” porque yo, como el oráculo de Delfos, sé de qué hablo.

ATAJO 2: Fragmentos de bendiciones y promesas

En 1551, un tal Stephanus dividió el Nuevo Testamento en versículos numerados. Estamos agradecidos (con algunas quejas). Agradecidos porque ahora es mucho más fácil referirse a una parte concreta de la Biblia. Es más fácil decir “Juan 1:14” que decir “Esa línea de la Biblia donde dice el Verbo se hizo carne”.  La numeración de los versículos es una cosa, pero cuando cuando los editores ofrecen una Biblia en la que las únicas divisiones son capítulos y versículos, como si cada versículo fuera un nuevo párrafo, leer la Biblia como una historia es mucho más difícil. Tome su novela o libro favorito, fotocopie una página, recorte cada frase, numere cada frase, y luego péguelas en una página con cada número empezando en el margen izquierdo, y verá el problema. Es mucho más difícil leer un libro de esa manera. Uno tiene que preguntarse qué se les metió en la cabeza a los editores que empezaron a hacer esto. Es un error colosal.

Aún más importante, tenemos que observar lo que la versificación hizo a la forma en que leemos la Biblia. Dividir la Biblia en versos convierte la Biblia en bocados y nos lleva a leer la Biblia como una colección de bocados divinos, bocados santificados de verdad. Nos detenemos en cada uno de ellos para ver si podemos obtener algo de él. Ahora quiero entrometerme en un importante problema. Para algunos lectores de bocados de la Biblia, la Biblia se ha convertido en una colección de bocados de bendiciones, y podemos escribir uno para cada día de la semana.

¿Qué le ocurre al cristiano que lee la Biblia, día tras día y semana tras semana, como poco más que una colección de bendiciones y promesas? (Quizá quieras sentarte con un amigo y hablar de esto). Para uno, todo es bueno y maravilloso y ligero. Estas personas se vuelven optimistas y viven con una sonrisa en la cara. . . hasta que sucede algo malo, hasta que entran en un periodo de sufrimiento y se sienten alejados de Dios, o hasta que se estrellan contra un muro. Por cada colina hay un valle. Los que leen la Biblia como una historia se niegan a trocear la Biblia en bocados de bendiciones y promesas porque conocen la Historia.

ATAJO 3: Espejos y manchas de tinta

Hermann Rorschach (1884 – 1922), un famoso psiquiatra freudiano suizo ideó el test de la mancha de tinta, y probablemente usted haya visto uno. Lo que sucede en el test es bastante sencillo: al paciente se le muestra una tarjeta en la que se ve una mancha de tinta; usted le dice al terapeuta que ve, por ejemplo, una mariposa; y el terapeuta -con esa sonrisa especial de Mona Lisa- piensa para sí mismo: “Esta persona es normal”. Pero si dices: “Veo el cerebro de mi vecino” o si empiezas a mencionar una pelvis, la terapeuta – con esa sonrisa de Mona Lisa- comienza a pensar en términos de desviación y trastornos. Lo que una persona ve en la mancha de tinta le da al terapeuta información sobre la personalidad, las emociones y los procesos de pensamiento de una persona. No importa lo que la mancha de tinta es – realmente no es nada. Le da a la persona la oportunidad de revelarse a sí misma.

Algunas personas leen la Biblia como si sus pasajes fueran manchas de tinta de Rorschach. Ven lo que tienen en la cabeza. En un lenguaje más sofisticado, proyectan en la Biblia lo que quieren ver. Si se les muestra suficientes pasajes y se les hace hablar de ellos, se escuchará lo que es importante para ellos, tanto si está en la Biblia como si no. Ellos podrían ver en la “mancha de tinta de Jesús” a un republicano o a un socialista, porque son republicanos o socialistas. O bien, pueden ver en el libro del Apocalipsis, un favorito de los lectores de manchas de tinta, un esbozo de la lucha internacional contemporánea. O, pueden haber descubierto en la mancha de tinta llamada “Pablo” un maravilloso un patrón maravilloso de cómo dirigir una iglesia, que resulta ser el próximo gran plan del pastor. Ya puente ver el punto: leer la Biblia como una mancha de tinta es proyectar en la Biblia nuestras ideas y nuestros deseos.

En lugar de dejarse llevar por la historia de la Biblia, los pensadores de Rorschach llevan la Biblia hacia su propia historia. En lugar de ser una oportunidad para la redención, la Biblia se convierte en una oportunidad para el narcisismo. Este es el problema de tomar este atajo: leer la Biblia se convierte en darnos palmaditas en la espalda y encontrar nuestra historia en la Biblia en lugar de encontrar que la historia de la Biblia es nuestra historia. En lugar de entrar en esa historia, manipulamos la historia para que entre en nuestra historia.

Soy un candidato a doctor de la Berlin School of Economics. Investigador del grupo "Ética y Economía del Comportamiento" en el WZB Centro de Ciencias Sociales de Berlín. Mis intereses de investigación se encuentran en el campo de la economía experimental y del comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *