man holding red light flare inside cave

Introducción al mundo de Qumrán – Parte 2

Los manuscritos

Libros Bíblicos

Llamamos libros bíblicos a los textos hallados que pertenecen a lo que conocemos como la Biblia Hebrea, canon bíblico judío, o Antiguo Testamento cristiano. Se encontraron copias de casi todos los libros que la componen, a excepción de los libros de Ester y Nehemías. Si bien en algunos libros se encontraron varias copias, como es el caso del libro de Génesis, del cual se registran veinte copias, en otros, como por ejemplo el libro de Crónicas, solo se encontraron unas breves líneas.

El resultado del hallazgo de las once cuevas dio lugar a un gran inventario de manuscritos, que en términos generales se contabilizan en más de 200 manuscritos sobre los textos bíblicos, los que representan un 25% del total dentro de toda la biblioteca de Qumrán.

La característica general de estos manuscritos es su avanzado estado de fragmentación, lo que precisamente dificulta su estudio. No obstante, las numerosas copias que hay de algunos libros permite verificar el proceso de unión de los fragmentos. Tal es el caso de Deuteronomio, que posee treinta copias; Isaías, veintiuna; y los Salmos, treinta y seis.

Junto a lo anterior, las investigaciones paleográficas1 nos han revelado que esta biblioteca no fue producida en un solo periodo de tiempo, sino en un lapso de cerca de 300 años. Aparentemente los manuscritos de 4Q2 serían los ejemplares más antiguos. A modo de ejemplo, los libros de Éxodo-Levítico (4Q17) se fecharon en torno al siglo III a.C, y el más reciente, un rollo de Habacuc, se ha fechado en torno al 25 d.C.

No obstante, es muy importante diferenciar entre la fecha en que la copia estudiada fue escrita, y la fecha que tenía el manuscrito del cual se hizo la copia. Ya que, en casos como el libro de los Salmos, eso podría significar acercarse al autógrafo de manera muy importante, algo que antes de Qumrán era impensable.

Sin embargo, si bien el estudio paleográfico no es concluyente en su acercamiento a los autógrafos, el estudio comparativo con otros manuscritos ha permitido una comprensión más global de la evolución de la escritura judía, y ha confirmado la fiabilidad de los textos masorético y griego del Antiguo Testamento3, y del Pentateuco Samaritano.4

El Gran rollo de Isaías

1QIsa es como fue identificado el Gran rollo de Isaías, y el “1” no es al azar, ya que fue uno de los primeros manuscritos que se descubrieron en las cuevas de Qumrán en el año 1947. Junto a su perfecto estado de conservación, destaca su fechado, el cual es en torno al 125 a.C., ubicándose en una extraordinaria proximidad a los autógrafos.

El 1QIsa tiene una importante semejanza al texto conocido como masorético5 tradicional, por lo que podría ser clasificado como proto-masorético.6 No obstante, respecto al masorético, presenta una gran cantidad de variantes textuales, errores de copia y revisiones de los copistas. Por otra parte, posee una considerable proximidad al texto de la Septuaginta (LXX) y al Pentateuco Samaritano.

Fotografía a manuscritos de Isaías encontrado en Qumrán. Capitulo 1 versículo 18:
Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Según el análisis filológico del texto y el estudio de la grafía consonántica7 defectiva,8 se puede obtener la pronunciación del hebreo antiguo, utilizado en la época del segundo templo de Jerusalén.

Por otra parte, considerando la cantidad de copias y comentarios que se encontró en el conjunto de cuevas de Qumrán y la evidente referencia, tanto vetero como neo-testamentarias, que existen al libro de Isaías, es concluyente la importancia que existía para el pueblo judío de esta magna obra, y la autoridad religiosa que implicaba para todo el desarrollo de su religión judía y el incipiente cristianismo. Especialmente en los temas escatológicos, como la restauración final del templo y la instauración del reino de Dios.

Desde la crítica textual se mantienen las tesis referentes a las diferentes composiciones del libro de Isaías y la existencia de una escuela profética iniciada por Isaías, quien a través de la transmisión escrita y oral logró que sus discípulos preservaran sus oráculos y posteriormente los fueran complementando.9 De este modo, la división del libro sería la siguiente: Primer Isaías o Isaías I, que serían los capítulos escritos de puño y letra por el profeta Isaías (capítulos 1-39); Deutero Isaías o Isaías II, 150 años posterior a Isaías I (Capítulos 40 al 66). Algunos biblistas plantean que Isaías II podría separarse más aún, pero sería complejo fechar y argumentar esas separaciones. Por lo que persiste la tesis de dos obras unidas.1011

Manuscritos no Sectarios

Otro grupo de manuscritos fueron denominados textos no sectarios y corresponden a libros no considerados en el canon bíblico hebreo, apócrifos por definición, de los que solo habían llegado a nuestros tiempos producto de las traducciones y continuas copias en griego, etíope y latín, al amparo de la tradición cristiana. Y solo, gracias a los manuscritos de Qumrán, se pudo acceder a estos libros en su lengua original en hebreo o arameo.

Junto a esta literatura no sectaria, se encontraron manuscritos de libros que hasta el momento eran completamente desconocidos, pese a pertenecer a la riqueza literaria y religiosa del mundo judío de aquella época. Éstos no trascendieron en el tiempo, por no estar dentro de la literatura de la tradición rabínica. Se destacan los siguientes géneros literarios: Sapiencial (4Q415-18), Bienaventuranzas (4Q525), Litúrgicas (4Q400-407, 11Q5),12 Material Astrológico, y libros para-bíblicos, como Génesis apócrifo,13 destacando el diluvio, Apócrifo de Moisés y Literatura Escatológica14 (2Q24 [2QNJ])

Como una forma de apreciar esta importante literatura, agregamos a continuación algunos extractos de textos que son conocidos por la mayoría de judíos y cristianos, esto es el diluvio apócrifo contenido en el Génesis Apócrifo, por parte de la comunidad cristiana, lo que vendría a pertenecer a la literatura escatológica, la Nueva Jerusalén.

Diluvio apócrifo:15

1 Y coronó los montes con productos y derramó alimentos sobre ellos, y con buenos frutos sació a todo viviente. «Que coman y se satisfagan todos los que hacen mi voluntad», dice YHWH, 2 «y que bendigan mi [santo] nombre». «Y he aquí que ellos han hecho lo que es malo a mis ojos», dice YHWH. Y ellos se rebelaron contra Dios en sus malas obras. 3 Y YHWH les juzgó según todos sus caminos y según los pen samientos de la inclinación [mala] de su corazón, y tronó contra ellos con su fuerza. Y temblaron todas 4 las fundaciones de la tierra, y las aguas desbordaron de los abismos; todas las compuertas de los cielos se abrieron y los abismos desbordaron de aguas poderosas;5 y las compuertas de los cielos derramaron la lluvia. Y los destruyó con el diluvio. […] todos ellos… 6 Por eso [desapareció] todo lo que había en tierra seca, y [murieron] los hombres, las [bestias y todos los] pájaros, todos los alados. Y los gi[gan]tes no escaparon. 7 […]… E hizo Dios [un signo de alianza y] puso el arco iris [en las nubes] para recordar la alianza 8 [… y no vendrá de nuevo] el agua del diluvio para [destrucción ni] será abierto el tumulto de las aguas. 9 […] hicieron, y nubes […] para aguas […]10 […]… […]

Col. II

1 de iniquidad, ellos buscarán […] 2 YHWH justificará […] 3 y los purificará de sus iniquidades […] 4 su maldad en su conocimiento […] 5 Ellos saltan, pero sus días son como sombra [ . . . ] 6 y por siempre él es compasivo […] 7 las proezas de YHWH; recuerda los mila[gros…] 8 a causa de su temor y [vuestra] alma se regocijará[…] 9 los que os secundan. No desobedezcáis las palabras [de YHWH…]

Literatura Escatológica

2Qnueva Jerusalén (2Q24 [2QNJ])

Frag. 1

[Y me condujo al interior de la ciudad y midió cada] 1 [manzana, largo y ancho: cincuenta y una vara por] cincuenta y una [en cuadrado,] 2 [trescientos cincuenta y siete codos de cada la]do. Y un soportal al- rededor] 3 [de la manzana, el pórtico de la calle: tres varas, veintiún codos.] Igualmente me mostró todas las medidas 4 [de las manzanas. Entre manzana y manzana está la calle, seis varas de ancha: codos,] cuarenta y dos.

Frag. 3

1 […] un […] 2 […] midió hasta la puerta de zafi[ro …] 3 […] que está delante de […] 4 […] el muro […]

Frag 4

1 sus carnes […] 2 en ofrenda agradable […] 3 e introducirán en el tem- plo […] 4 ocho sheás de flor de ha[rina […] 5 y elevarán el pan […] 6 al Oriente sobre el alftar …] 7 alineados sobre la me[sa …] 8 dos filas de pa[nes …] 9 el pan. Y tomarán el pan […] 10 al Oeste. Y serán re- partidos …] 11 Y yo miré hasta que […] 12 la lista (¿) […] 13 los ancia- nos entre ellos y catorce safcerdotes …] 14 los sacerdotes. Vacat. Los dos panes que […] 15 Estuve hasta que uno de los dos panes fue dado […] con él. Vacat. Y otro fue dado a su segundo, que se tenía aparte […] 17 […] Vacat. Estuve mirando hasta que fue dado a to[dos …] 18 […] del carnero a cada persona […] 19 […] hasta el momento en que ellos se sentaron […] 20 […] en todo […]21 […] … […]

Frag. 8

1 […] … […] 2 […] diez. La hilera cuar[ta …] 3 […] los muros de piedra blan[ca …] 4 […] los otros, del lado de afuera, veinte […] 5 […] y harán expiación con él sobre [él …] 6 […] y todavía no será terminado. Cada día […] 7 […] el patio. Y me mostró […] otro fuera de […] 8 […] ciento diez […]

4Qnueva Jerusaléna (4Q549 [4QNJa])

Frag. 1 col. I

9 […] … 10 […] y todas aquellas construcciones 11 [… desde el ángulo] Este que está al Norte 12 […] treinta y cinco estadios; y fijó 13 [… la puerta de] Simeón; y de esta puerta hasta la puerta central 14 […y] fijó esta puerta a la que llaman puerta 15 […] Sur treinta y cinco estadios 16 [… y desde] esta puerta él midió hasta el ángulo 17 [… y des]de ese ángulo al Oeste 18 […] la llaman puerta de José 19 [… esta]dios, veinti- cuatro. Y fijó 20 [… y desde la pu]erta esta él midió hasta la puerta 21 [… la pu]erta de Rubén y [desde la pu]erta esta 22 […] y desde este ángulo él midió hasta

Frag. 1 col. II

7 …[…] y de la puerta 8 del medio [veinticuatro] estadios. [… a la puerta] esta la lla[man] la puerta de Neftalí. Y él midió desde esta puerta hasta la puerta que […:] veinticuatro estadios. Y midió esta puerta; la llaman puerta de Aser. Y midi[ó desde esa puer]ta hasta el

ángulo que está al Este: estadios, 11 veinticuatro. Vacat. 12 Y él me con- dujo al interior de la ciudad y mi[dió cada man]zana, longitud y an- chura: varas, “ cincuenta y una por cincuenta y una, en cuadrado,16

Si bien estos textos no fueron considerados dentro del canon bíblico, mucha de esta literatura no se contrapone doctrinalmente a los libros bíblicos, y pueden ser considerados como verdaderos comentarios de la tradición bíblica o variantes de las tradiciones orales del judaísmo clásico y de la cultura de su época. Debemos recordar que el diluvio como evento se encuentra registrado en otras civilizaciones, como las sumerias, babilónicas y acadias,17 por lo que perfectamente es un evento histórico muy pretérito que fue integrado en la tradición de diferentes pueblos de la antigüedad.

Por otra parte, abundante es la literatura del genero escatológico, que tradicionalmente es vinculado erróneamente solo al libro de Apocalipsis y a algunos pasajes de Isaías y Daniel, ignorando la abundante variedad y transversalidad de este género.

Por escatológico entendemos los eventos por venir. Claro está, considerando la ubicación en el tiempo de quien lo expone. En este sentido, es muy posible que haya literatura antigua que posee la consumación de los eventos de su futuro relativo. Con todo, debemos tener presentes las características de este género, para evitar las interpretaciones literales, ya que son un vehículo usual la alegoría, el colorido metafórico y por cierto, el planteamiento no cronológico de los hechos.18

Literatura Sectaria

El tercer grupo, fue denominado literatura sectaria y reúne un conjunto de obras que poseen similares terminologías, cuerpos legales, cosmovisión y estilos literarios. De estos se infiere la expresión de un grupo sectario particular, el cual manifestó una posición antagonista en varios puntos, distanciándose del judaísmo clásico predominante en su época.

Como hemos mencionado, la literatura sectaria es variada, por ello se ha debido clasificar según el contenido y género de su texto, de los cuales destacan: reglas, que vendrían siendo la estructura normativa de la comunidad sectaria; literatura litúrgica, que dan cuenta de diferentes aspectos de la vida de la comunidad y la devoción personal; e interpretación bíblica, un conjunto de comentarios exegéticos que expresan el pensamiento de esta comunidad acerca de los eventos proféticos y escatológicos.

Un claro ejemplo es el Documento de Damasco:

1 Vacat. Ahora, pues, escuchad todos los que conocéis la justicia, y comprended las obras de 2 Dios; pues él tiene una querella con toda carne y ejecutará el juicio contra todos los que lo desprecian. 3 Porque cuando fueron infieles al abandonarlo, él ocultó su rostro de Israel y de su santuario 4 y los entregó a la espada. Pero cuando recordó la alianza de los primeros, preservó un resto 5 para Israel y no los entregó a la destrucción. Y al tiempo de la ira, a los trescientos 6 noventa años de haberlos entregado a manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia,7 los visitó e hizo brotar de Israel y de Aarón un retoño del plantío para poseer 8 su tierra y para engordar con los bienes de su suelo. Y ellos comprendieron su iniquidad y supieron que 9 eran hombres culpables; pero eran como ciegos y como quienes a tientas buscan el camino 10 durante veinte años. Y Dios consideró sus obras porque le buscaban con corazón perfecto, 11 y suscitó para ellos un Maestro de Justicia para guiar- los en el camino de su corazón. Vacat. Y para dar a conocer 12 a las últimas generaciones lo que él había hecho a la generación postrera, la congregación de los traidores. 13 Éstos son los que se apartan del ca- mino. Éste es el tiempo del que se había escrito: «Como ternera descarriada, 14 así se ha descarriado Israel», cuando se alzó «el insolente» que diseminó sobre Israel15 aguas de mentiras y los extravió en un desierto sin camino, rebajando las alturas eternas, apartando 16 de senderos de justicia y removiendo la frontera con la que los primeros habían marcado su heredad, a fin de que 17 se les adhirieran las maldiciones de su alianza para entregarlos a la espada ejecutora de las venganzas 18 de la alianza. Pues ellos buscaron interpretaciones fáciles, escogieron ilusiones, escudriñaron 19 brechas, escogieron el cuello hermoso, justifica- ron al culpable y condenaron al justo,20 transgredieron la alianza, quebrantaron el precepto, se agruparon contra la vida del justo, su alma aborreció a todos los que caminan 21 en la perfección, los persiguieron con la espada y fomentaron la disputa del pueblo. Y se inflamó la cólera19

1 es para ellos garantía de que vivirán mil generaciones. Vacat. Como está escrito: «Él guarda la alianza y la gracia 2 para quienes le aman y observan sus preceptos por mil generaciones». Y si habitan en los campamentos de acuerdo con la regla 3 de la tierra, como era desde antiguo, y toman mujeres conforme al uso de la ley y engendran hijos, 4 marcharán de acuerdo con la ley. Vacat. Y según la norma de las instrucciones, según la regla de la ley 5 que dice: «entre un hombre y su mujer, y entre un padre y su hijo». Pero (sobre) todos aquellos que des- precian los preceptos 6 y las ordenanzas, que se vuelque sobre ellos la retribución de los impíos, cuando Dios visite la tierra, 7 cuando venga la palabra que está escrita por mano de Zacarías el profeta: «Despierta, espada, 8 contra mi pastor, y contra el varón que es mi compañero —oráculo de Dios— hiere al pastor y se dispersará el rebaño 9 y yo re- tornaré mi mano sobre los zagales». Y los que le son fieles, son los pobres del rebaño. 10 Estos escaparán en la época de la visita; pero los que quedan serán entregados a la espada cuando venga el mesías 11 de Aarón y de Israel. Como sucedió en la época de la visita del primero, como dijo [Ezequiel] 12 por mano de Ezequiel: «[marca] Para marcar con una tau las frentes de quienes suspiran y gimen». 13 Pero los que quedaron fueron entregados a la espada que ejecuta la venganza de la alianza. Así será el juicio de todos los que entran 14 en su alianza pero no se mantienen firmes en estos preceptos; serán visitados para la destrucción por mano de Belial. 15 Este es el día en el que Dios visitará, como dice: «Los príncipes de Judá son como los que mueven 16 la frontera, sobre ellos derramaré como a[gua] el furor». Pues entraron en la alianza de conversión,17 pero no se apartaron del camino de los traidores y se contaminaron por caminos de lujuria y con riqueza impía, 18 vengándose, guardando rencor uno a su hermano, odiando uno a su vecino y despreciando uno 19 a su consanguíneo; se han acercado para incontinencia, y han actuado con arrogancia por riqueza y beneficio. 20 Cada uno ha hecho lo que era recto [a sus] ojos y ha escogido cada uno la obstinación de su corazón. No se han separado del pueblo 21 y de sus pecados. Y se han [rebe]lado con insolencia marchando por el camino de los impíos, de los que 22 Dios dice: «Su vino es veneno de serpientes, y cabeza de áspides brutal». Las serpientes 23 son los reyes de los pueblos, y el vino son sus caminos, y la cabeza de los áspides es la cabeza 24 de los reyes de Grecia que viene para ejecutar contra ellos la venganza. Pero todas estas cosas no las han entendido los constructores del muro y los revocadores con yeso, por causa de uno que marcha con el viento y levanta tempestades y predica 26 mentiras al hombre, aquel contra cuya entera congregación la cólera de Dios se ha inflamado. Vacat. Y lo que dice Moisés a Israel: «No por tu justicia ni por la rectitud de tu corazón vas a poseer estas naciones,28 sino por- que el amó a tus padres y guarda el juramento». Así es 29 el jui[cio] de los convertidos de Israel que se apartan del camino del pueblo a causa del amor de Dios. El ama a los primeros 30 que testimoniaron contra el pueblo siguiendo a Dios, y a los que vienen tras ellos, pues a ellos pertenece 31 la alianza de los padres. Y Dios odia y aborrece a los constructores del muro y su ira se inflama contra ellos y contra todos 32 los que les siguen. Y como este juicio será el de todos los que rechazan los preceptos de Dios 33 y los abandonan y se apartan en la obstinación de su corazón. Y así, todos los hombres que entraron en la alianza 34 nueva en la tierra de Damasco y se volvieron y traicionaron y se alejaron del pozo de aguas vivas, 35 no serán contados en la asamblea del pueblo y no serán inscritos en sus [lis]tas desde el día de la reunión {del que en<seña>/ del maestro)20

Uno de los personajes que más destaca en el estudio de la literatura sectaria es el Rollo de Cobre, al que nos referiremos más adelante, también el Documento de Damasco y otros que nos hablan de la cosmovisión de la comunidad de Qumrán.

Mucho se puede inferir de su literatura, pero sería injusto sacar conclusiones absolutas por la literatura que poseían. Pese a ello, podemos señalar de manera general algunos aspectos que son posibles de concluir, sin atribuirles juicios impropios.

En primer lugar, creían y atribuían autoridad espiritual a un personaje que sus escritos llaman el Maestro de Justicia, del cual podemos afirmar que es considerado por su comunidad como aquel guía que les preparará para el tiempo venidero (Tiempo Escatológico), cuando Dios en su justicia derrame su ira sobre el pueblo infiel.

En segundo lugar, de su literatura podemos inferir que la naturaleza de esta comunidad es evidentemente escatológica, es decir, esperaban en aquel lugar el advenimiento de los últimos tiempos, de juicio y retribución de Dios a su pueblo, siendo ellos ese remanente que, en piedad y devoción, aguardaban aquel gran Día del Señor, como señaló el profeta (Joel 2).21

Estos elementos son de vital importancia para comprender la literatura de su comunidad, ya que nos están señalando el sentir de una comunidad que no aparece en los escritos bíblicos, y dan cuenta de una comprensión de su tiempo y una expectativa de su futuro bastante diferente a la que se creía con la escasa literatura que había sobrevivido hasta nuestros tiempos.

A lo anterior se suma uno de los hallazgos más controvertidos y enigmáticos y que ha dado origen a un sinnúmero de teorías épicas. Esto es, el hallazgo del denominado Rollo de Cobre (3Q15), pieza manuscrita registrada en un rollo de cobre. Naturalmente fue encontrado en un muy avanzado estado de oxidación, por el largo tiempo transcurrido, y solo después de una compleja técnica de fijación se pudo desplegar, fragmentar y registrar.

Este Rollo de Cobre contiene una colección de tradiciones sobre los escondites de sesenta tesoros de oro, plata, incienso y otros.22 El texto señala que algunos de los tesoros se encuentran o (encontraban?) bastante lejos, como la mención del monte Gerizim, a ochenta kilómetros de Qumrán.23

El Rollo de Cobre (3Q15)

1 En la ruina que hay en el valle, pasa bajo 2 las escaleras que van hacia el Este 3 cuarenta codos-cañas: (hay) un cofre de dinero, y su total: 4 el peso de diecisiete talentos. KEN 5 En el monumento funerario, en la tercera hilera: 6 cien lingotes de oro. En el gran aljibe del patio 7 del peristilo, en un hueco del suelo tapado por el sedimento 8 enfrente de la abertura superior: novecientos talentos. 9 En la colina de Kojlit, vasijas de diezmos del señor de los pueblos y vestidos sagrados; 10 total de los diezmos y del tesoro: un séptimo del diezmo 11 segundo hecho impuro (?) Su apertura está en los bordes del canal del Norte, 12 seis codos en dirección del chortal de las abluciones. XAr13 En la cisterna revocada de Manos, descendiendo a la izquierda, 14 a una altura de tres codos del fondo: plata, cuarenta 15 Vacat. talentos. Vacat.

Col. II

1 En el aljibe relleno que está debajo de las escaleras: 2 cuarenta y dos talentos. Vacat. HN 3 En la cueva de la casa alfombrada de Yeshu (?), en la plataforma 4 tercera, sesenta y cinco lingotes de oro. 0E 5 En el subterráneo que hay en el patio de Matia hay maderas, y en medio de él 6 un aljibe; en él hay vasos con setenta talentos de plata. 7 En el al- jibe que está enfrente de la Puerta Oriental,8 a una distancia de quince codos, hay vasos. 9 Y en la acequia que hay en él: diez talentos. Al 10 En el aljibe que está bajo el muro del Este 11 en un saliente de la roca: seis barras de plata 12 en la entrada, bajo el gran umbral. 13 En la piscina al Este de Kojlit, en el ángulo 14 Norte, excava cuatro codos: *5 veintidós talentos. Vacat.

Col. III

1 En el patio de […], bajo el ángulo Sur, 2 a nueve codos: vasos de oro y de plata de 3 los diezmos, cálices, copas, jarras, 4 vasos; total: seis- cientos nueve. 5 Debajo del otro ángulo, el oriental, 6 excava dieciséis codos: 7 cuarenta talentos de plata. TP Vacat. 8 En el túnel que hay en Miljam, al Norte: 9 vasos de diezmos y mis vestiduras. Su entrada está 10 bajo el ángulo occidental. 11 En la tumba que hay en Miljam, al Ñor-12 este, a tres codos bajo la trampa: 13 trece talentos.

Col. IV

1 En el gran aljibe que hay en […], en el pilar 2 del Norte […] catorce talentos. SK 3 En el canal que va [hacia …], cuando avanzas 4 cuarenta y] un codos: 5 cincuenta y cinco talentos de plata. Vacat.6 Entre los dos edificios que hay en el valle de Akón, 7 en el medio de ellos, excava tres codos: ^ allí hay dos orzas llenas de plata. 9 En el túnel de tierra que hay al borde del Asia: 10 doscientos talentos de plata. 11 En el túnel oriental que hay al Norte de Kojlit: 13 setenta talentos de plata. 14 En el túmulo del valle de Sekaka, excava 15 un codo: doce talentos de plata.

Col. V

1 Al comienzo del acueducto de agua [que hay en] 2 Sekaka, al Norte, ba[jo la piedra] 3 grande, excava [tres] codos: 4 siete talentos de plata. 5 En la quebrada que hay en Sekaka, al Este de 6 la cisterna de Salomón: vasos de 7 diezmos. Cerca de allí, 8 sobre el canal de Salomón, 9 sesenta codos hacia el canto grande, 10 excava tres codos: 11 veintitrés talentos de plata. 12 En la tumba que hay en el torrente ha-Kipa, 13 en la venida de Jericó a Sekaka, 14 excava siete codos: treinta y dos talentos.

Col. VI

1 En la cueva de la columna con dos 2 entradas, orientada al Este,3 en la entrada Norte, excava 4 tres codos: allí hay un ánfora,5 en ella un libro, debajo de ella 6 Vacat. cuarenta y dos talentos Vacat. 7 En la cueva de la base 8 de roca, orientada 9 al Este, excava en la entrada 10 nueve codos: veintiún talentos. 11 En la residencia de la reina, al lado 12 Oeste, excava doce 13 codos: veintisiete talentos. 14 En el túmulo del vado del Sumo

Col. VII

1 Sacerdote, excava 2 nueve [codos]: veintidós talentos. 3 En el canal de Qi[…] 4 en la cisterna Norte [que es gran]de 5 con cuatro la[dos …] 6 mide veinticuatro codos: 7 cuatrocientos talentos. Vacat. 8 En la cueva junto a ella, en las cercanías de 9 Beth-Jaqos, excava seis codos: 10 seis barras de plata. Vacat. 11 En Doq, bajo el ángulo Este de la…

Col. XII

1 cinco talentos de oro. Sesenta talentos en su entrada Oeste, 2 bajo la piedra negra. A su lado, debajo del3 Vacat. umbral de la cámara sepul- cral: cuarenta y dos talentos. 4 En el monte Garizín, debajo de la esca- lera del túnel superior: 5 un cofre y todo su contenido y sesenta talen- tos de plata. 6 En la boca de la fuente de Beth-Sham: vasos de plata y vasos de oro 7 de los diezmos; el total: seiscientos talentos. 8 En el gran conducto de la cámara sepulcral hacia Beth-Hakuk: 9 el total de su peso: setenta y dos talentos, veinte minas. 10 En el túnel que hay en Se- jab, al Norte de Kojlit, que se abre hacia el Norte 11 y tiene tumbas en su entrada: un duplicado de este escrito 12 y la explicación, y sus medidas, y el inventario de todas 13 Vacat. y cada una de las cosas.24

Todo esto permitió entender que esta comunidad vivía aislada, queriendo mantenerse distante de la corrupción existente en el judaísmo predominante, hasta que los eventos del fin de los tiempos sucedieran. Precisamente, esta inclinación a la espera de eventos escatológicos era una de las creencias que definían toda su vida en comunidad y el propósito de su permanencia en el desierto.

Quienes componían esta comunidad, cuál era la razón de su aislamiento y cómo se pudieron mantener al margen de la historia del judaísmo y el cristianismo, eran algunas de las muchas preguntas que fueron surgiendo.


N. del E.: Próximamente publicaremos la tercera y última parte de este ensayo.

Ingeniero y Teólogo, superviviente de cáncer. Pensador del evangelio y peregrino hacia la trascendencia de Cristo.

1 comentario en “Introducción al mundo de Qumrán – Parte 2

  1. ¡Un excelente aporte, tanto el artículo anterior como este! Se queda uno con las ganas de leer el último artículo de este tema.

    Muchas gracias por difundir este tipo de material.

    Más allá de la morbosidad por temas raros y oscuros y las audiencias que ello suscita, y del cálculo editorial, es importante divulgar una comprensión de la cultura y las ideas religiosas, entre otras, que estos textos permiten recuperar.

    Reconstruir el mundo social, político y cultural de la época formativa de lo que luego serán los sistemas religiosos rabínico y cristiano es muy importante para entender la magnitud de los textos que en ambos sistemas se produjeron y, asimismo, comprender los textos del judaísmo del segundo templo.

    Pero más allá del interés académico y cultural, es muy valioso para todo cristiano, sin importar su denominación, su aporte de divulgación del mundo en el cual nacieron las ideas cristianas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *