El abogado de Pablo – Una lectura personal y femenina

El abogado de Pablo es un libro escrito por el teólogo alemán Gerd Theissen, un estudioso de Pablo; es decir, estamos ante la lectura de una novela sobre Pablo de una de las personas que en la actualidad más le conoce.


Empiezo afirmando que la lectura me gusta, pero generalmente por falta de tiempo no puedo hacerlo tanto. Aprovechando que había iniciado vacaciones mi esposo1 me recomendó la novela: El abogado de Pablo. Una vez iniciada la lectura, la primera página me cautivó cuando al describir uno de los personajes se dice de él: “Erasmo hacía lo que más le gustaba: nada” (p. 11). Me sentí bastante identificada, a veces quisiera tener un poco de tiempo para hacer nada o solo dedicarme a pensar un buen rato.

La recomendación de leer este libro fue estupenda, como siempre sucede con lo que me recomienda mi esposo. El libro me ubicó con facilidad en el espacio-tiempo en donde se desarrolla la novela. Se da una caracterización clara de los personajes y el desarrollo de la historia es impecable.

A través del libro pude:

  • Conocer más sobre las tradiciones judías y sobre el cristianismo primitivo del siglo primero, confieso que yo tenía la idea que eran grupos de personas encerradas en casas con temor a salir.
  • Acercarme un poco a la historia del imperio romano de mediados del siglo I.
  • Conocer el pensamiento de Pablo; me encantó el hecho de ser muy claros en la igualdad de las mujeres cuando en boca de Pablo se dice: “no quiero que las mujeres tengan solamente una forma de vida en la que sean socialmente reconocidas. Hasta ahora, esto lo consiguen como esposas y madres. Quiero que sea reconocida por sí misma, aunque viva sola. Lo mismo ocurre con los hombres, por supuesto” (pp. 148 – 149).
  • Aprender los pensamientos de algunas de las escuelas filosóficas: estoicismo y epicureismo. Y también sobre Musonio, un estoico sobre el que quedé bastante interesada.
  • Dejarme capturar por las reflexiones que se hacen de una manera tan coherente usando la biblia que tenemos vigente hoy.

Quisiera extenderme en dos de los puntos que acabo de exponer.

Sobre las dos escuelas filosóficas a los que tuve acercamiento, encontré que en una de ellas se tiene ideas muy similares al cristianismo: el estoicismo. Hace muchos años pensaba que el cristianismo, al igual que el judaísmo, solo era una religión que había surgido y se había desarrollado de manera independiente de la sociedad en la cual creció, como si fuera algo surgido por generación espontánea. Hace algunos años inicié un estudio bíblico con mi esposo y he podido aprender que no es así, que ambas han sido influenciadas por el medio en el que se han desarrollado. En muchos momentos ellas han denunciado las malas prácticas de su tiempo. Quiero ser más clara sobre esto con un ejemplo: el relato de Abraham y su hijo Isaac cuando Dios le dice que sacrifique a su hijo. Yo había aprendido que era una prueba de Dios a Abraham, y como pasó la prueba lo hizo merecedor del título del Amigo de Dios. Cuando me lo explicaron así, ansiaba el momento en que Dios me hablara para ponerme una prueba, de la cual después de pasarla recibiría el título de Amiga de Dios.

Hoy, al mirar atrás, esto me genera vergüenza y risa, de verdad a muchos nos han hecho bastante daño con este tipo de enseñanzas. Cuando estudié el Génesis con mi esposo y llegamos a este relato, lo que aprendí al despentecostalizar2 este texto fue: primero es una lectura que hacen los judíos en el exilio, en el tiempo en que vivía Abraham era muy normal que los cananeos (los jebuseos en el monte Moriah) hicieran sacrificios humanos, y lo que hace Dios al pedirle que sacrifique a su hijo y cuando estaba a punto de hacerlo. Y lo que entendí que Dios quiere es mostrar que es diferente a los dioses de los otros pueblos; que él no necesita estos sacrificios. Después de este ejemplo, lo que quiero mostrar es que El Abogado de Pablo, ayuda en contextualizaciones similares para algunos relatos bíblicos.

El otro aspecto del cual quiero hablar es el de las reflexiones bíblicas, y empiezo con lo siguiente: en alguna parte del libro se habla de los 10 mandamientos, y se explica cada uno de ellos. Quedé conmovida con cada palabra, especialmente cuando se habla del primero, desde niña me lo aprendí como: amar a Dios sobre todas las cosas, y el personaje principal del libro llamado Erasmo, un abogado pagano adepto al estoicismo y seguidor de Musonio y Filón de Alejandría, lo explica así: “Dios conduce de la esclavitud a la libertad. Por tanto, aquello que en la religión no hace libre, debe ser rechazado. Un Dios que no conduce a la libertad es un ídolo al que no debemos adorar” (p. 78). No había visto este mandamiento de esta manera, solo lo entendía como una imposición, no como esta libertad en la cual Dios nos quiere. Y así como en esta referencia, a lo largo del libro hay un recorrido por casi toda la biblia; especialmente por las cartas de Pablo. Tales referencias están inmersas en una historia hilada con sumo cuidado, de la cual solo se tiene el deseo de conocer cada detalle de los sucesos.

Finalmente, ante la pregunta obvia, ¿recomiendas el libro?, ¡Claro que la recomiendo!, amé cada palabra, la historia, los personajes y más aún, amé más a Dios.

Esposa, mamá, profesora de matemáticas. Cocino para relajarme.

1 comentario en “El abogado de Pablo – Una lectura personal y femenina

  1. Solo diré una cosa: después de leer este artículo arrancaré corriendo a buscar el libro. Me siento identificada porque también soy mamá, esposa, creyente y, sobre todo, mujer. ¡Gracias por esta reflexión y recomendación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *